¿La INFIDELIDAD puede tener explicación química?



Al principio de la relación, el cerebro segrega sustancias como la dopamina que provoca reacciones muy fuertes. Cuando los enamorados observan a la persona de su interés se incrementa la producción de dopamina que se asocia con una energía excesiva, euforia, y atención enfocada a esa persona amada.


Una vez la relación se estabiliza y se convierten en solo “el uno para el otro” (monogamia) son otras las hormonas que juegan el papel protagónico, por ejemplo: la oxitocina. La oxitocina es una hormona que se produce en una región del cerebro llamada el hipotálamo, entre las funciones que muestra esta hormona se ha descrito recientemente que es la hormona que ayuda a crear apego emocional, la misma se ve aumentada en el organismo a consecuencia del contacto, por ejemplo, los abrazos. Como en toda comunicación, no solo se trata de enviar una orden sino que tiene que existir quien la reciba para que se lleve a cabo alguna acción. Conociendo esto, un estudio reciente de la Universidad Autónoma de Barcelona tomó de organismos monógamos(fieles) los genes responsables de expresar la molécula para recibir la señal de oxitocina y añadieron estos genes a organismos polígamos (no fieles) observando un cambio en cómo se distribuyen esos receptores en el cerebro, pero aún más logrando un cambio en el comportamiento es decir, los organismos que no eran fieles, comenzaron a serlo.


De acuerdo con el artículo: “Oxytocin Modulates Social Distance between Males and Females” publicado en “The journal of Neuroscience” el Dr. René Hurlemann sugiere la posibilidad que administrar la hormona OXITOCINA, puede fomentar la fidelidad entre las parejas.


En este estudio se administró la hormona a un grupo de hombres en forma de "spray nasal”; 45 minutos después les presentaron mujeres atractivas. Se les pidió que se colocaran a la distancia de ellas que les pareciera cómoda. Se esperaba que se acercaran más, pero ocurrió lo contrario entre los hombres que tenían una relación estable, no así los solteros, aunque existe mucho por investigar para confirmar esta hipótesis, es un punto de partida. La Dra. Helen Fisher (profesora de antropología e investigadora del comportamiento humano en la Universidad Rutgers) dice que una forma de estimular la producción de oxitocina en la pareja es tocándola, tomando su mano mientras ven la televisión, un masaje suave o dormir uno en brazos del otro, podríamos pensar entonces que este tipo de comportamiento es de “parejas saludables” lo que sin duda fomenta la monogamia, ¿Tendrá esto que ver con los niveles de oxitocina?


Ciertamente, el amor no es sólo química, pues somos seres pensantes y capaces de tomar decisiones mas allá de lo que sentimos, pero... juzgue usted.


#CienciaEnTusMAnos

Contáctanos

¿Preguntas o sugerencias? ¡Contáctenos aquí!

EMAIL

Síguenos en las redes sociales

© 2020 by Ciencia en tus Manos. All rights reserved.