Alzheimer: La enfermedad más conocida, pero menos entendida.



¿Sabía usted que nuestro cerebro se asemeja más a una computadora que a cualquier otro órgano de nuestro cuerpo? Nuestro cerebro está compuesto de células llamadas neuronas que, al igual que una computadora, utilizan señales eléctricas para comunicarse entre ellas. Nuestro cerebro es algo así como la unidad de procesamiento central (CPU) de una computadora, componente sin el cual nuestro cuerpo no sería capaz de llevar a cabo absolutamente ninguna actividad. Esto significa de forma general, que nuestro cerebro es quien controla todo lo que hacemos; calcula la rapidez necesaria que nuestro corazón necesita latir para llevar el volumen de sangre necesario a través de nuestras arterias, calcula la fuerza exacta que necesitamos para mantener nuestra taza de café en balance y hasta la cantidad de oxígeno que debemos inhalar para suplir la demanda de oxígeno de nuestro cuerpo y no asfixiarnos.


Nuestro cerebro guarda la información adquirida de tres formas de memoria: largo plazo, corto plazo y sensorial. Entonces, si nuestro cerebro depende completamente de la información de la memoria, ¿cómo es que a veces se nos hace tan fácil olvidar qué estábamos buscando, o qué estábamos a punto de decir? Bueno, si se trata de personas jóvenes, podemos culpar al “ajetreo”, pero cuando sucesos como estos comienzan a ocurrir en personas de la edad de oro o “viejitos”, existe el riesgo de que estén comenzando a presentar síntomas de Alzheimer.


El Alzheimer se coloca como el tercer causante de mortandad en personas mayores de 65 años, es clasificada dentro del grupo de enfermedades neurodegenerativas. Lo que ocurre en este grupo de enfermedades es que se altera en el funcionamiento normal de las células del cerebro o neuronas y hace que no se estas mueran. De forma general, cuando aprendemos algo o nuestro cerebro guarda información en forma de memoria, nuestras neuronas crean conexiones entre sí, imagina la creación de una red, pero cuando una neurona muere, las conexiones que ella había formado con otras neuronas se pierde, y con ella se pierde también la memoria que guardaba. Como cortar uniones en la red eventualmente debilitándola. A consecuencia de esto uno de los síntomas primordiales que presentan personas con enfermedades neurodegenerativas es la demencia (pérdida de la capacidad de llevar a cabo procesos cognitivos tales como pensar, razonar y recordar).

El Alzheimer fue descrito por primera vez durante la primera década del 1900 por el Dr. Alois Alzheimer luego de monitorear a una mujer de 51 años durante el progreso de lo que llamó en aquel momento una “enfermedad irreconocible”. Tras la muerte de esta mujer, el análisis del cerebro reveló características nunca antes vistas en otras enfermedades, incluyendo agregados anormales y haces de fibras que hoy día son llamados placas amiloides y haces tau o neurofibrilares y aún forman parte de las características principales del Alzheimer.


¿Que está ocurriendo en el cerebro? Una neurona saludable necesita sintetizar diversas proteínas para formar conexiones con otras neuronas. Una proteína que ha sido implicada en este proceso es conocida como proteína precursora amiloide (APP por sus siglas en inglés – “amyloid precursor protein”). En neuronas saludables, esta proteína es “cortada” en dos para llevar a cabo su función. El corte de APP es llevado a cabo por dos proteínas diferentes: la proteína llamada secretasa alpha (“alpha secretase” en inglés) corta la primera porción de APP en un lugar específico, mientras que la otra porción es cortada por otra proteína llamada secretasa gamma (“gamma secretase” en inglés). Lo que ocurre en las neuronas de pacientes de Alzheimer es que este “corte” se realiza de una manera diferente. En lugar de ser la proteína secretasa alpha quien realiza el primer corte APP, una proteína completamente distinta, secretasa beta, es quien realiza dicha función, pero realiza el corte en un área diferente. Esto hace que el segundo corte realizado por secretasa gamma genere pequeños fragmentos de una proteína llamada beta amiloide (βA o “beta amyloid” en inglés) que se aglomeran en la neurona y se vuelven insolubles, interfiriendo así con el funcionamiento básico de la neurona. Estos depósitos de βA continúan creciendo a medida que se acumulan, formando finalmente las llamadas placas amiloides.


Los haces neurofibrilares por otra parte se forman por causa de la modificación de una proteína llamada tau. Dicha proteína es fundamental en el sistema de transporte de las neuronas, ya que juegan un papel primordial en la estabilidad de los microtúbulos (los microtúbulos son en las neuronas como las carreteras en nuestro sistema de transporte). En una neuronal saludable, los nutrientes y químicos esenciales son transportados a través de todas partes de la neurona por medio de los microtúbulos, y tau hace posible que la estructura del microtúbulo se mantenga estable. En las neuronas de pacientes de Alzheimer, la proteína tau se modifica de forma anormal lo que hace que la misma se separe del microtúbulo, causando que este se derrumbe. Agregados de esta proteína se acumulan a través de toda la neurona formando haces neurofibrilares o tau característicos del Alzheimer, deshabilitando así el sistema de transporte y destruyendo la neurona.


El conjunto de estos dos eventos (la formación de placas amiloides y haces neurofibrilares o tau), causa que las neuronas poco a poco vayan perdiendo sus conexiones entre sí y que eventualmente mueran, lo que a su vez, como explicamos anteriormente, causa pérdida de memoria. A medida que las neuronas van muriendo y perdiendo conexiones entre sí, el cerebro va poco a poco disminuyendo en tamaño y perdiendo su función.

El diagnóstico del Alzheimer se reduce a estudios cognitivos, lenguaje, memoria y solución de problemas, que pueden estar acompañados de exámenes de sangre y orina o exámenes de neuroimagen como CT, MRI. Aunque el Alzheimer es una enfermedad irreversible, existen tratamientos que pretenden ayudar con los síntomas.


Aunque muchos conocen de forma general las consecuencias del Alzheimer, muy pocos conocen en detalle qué es lo que está ocurriendo en el cerebro del paciente que resulta en la pérdida de memoria y en última instancia, pérdida de la habilidad de llevar a cabo facultades básicas. De esta forma, esperamos que este artículo le haya servido para entender más a fondo los elementos de dicha enfermedad que puede afectarnos muy de cerca en cualquier instante.


Autor: Yarely Chiselle Dávila Vázquez

Contáctanos

¿Preguntas o sugerencias? ¡Contáctenos aquí!

EMAIL

Síguenos en las redes sociales

© 2020 by Ciencia en tus Manos. All rights reserved.